Domingo - 18 Agosto 2019

Nuestro centro

¿De dónde partimos?

Dentro de la Iglesia Diocesana de Valencia nuestro carisma es dejarnos educar por el Evangelio de Cristo y educar desde él a todos los miembros de la Comunidad Educativa. Como parte de la parroquia, tenemos como referente a la Iglesia adulta, optando con claridad por los más desfavorecidos, educando a nuestros alumnos también en la dimensión trascendente del ser humano además del desarrollo de sus cualidades físicas, intelectuales, afectivas y sociales.

            
 
 

¿Qué nos proponemos?

Nos proponemos trabajar para que nuestros alumnos hagan de su paso por nuestro colegio una experiencia positiva y que consigamos de ellos actitudes tolerantes, solidarias y democráticas fruto de una educación de calidad. Trabajaremos también para que nuestros alumnos se vinculen y participen en la parroquia.

Del mismo modo, nos proponemos atender las necesidades de nuestros alumnos aportando todo lo que esté en nuestras manos para garantizar su integración en la sociedad.

Todo ello definiendo e implantando una estructura organizativa clara que establezca cauces fluidos de comunicación entre todos, que trabaje en la mejora de las infraestructuras y que optimice los recursos mediante una adecuada planificación económica.

Queremos que nuestro ideario sea conocido y respetado y que nuestro Colegio sea además de una institución un referente como escuela-comunidad cristiana.

 

           

 

 

MISIÓN
Como Colegio Diocesano favorecemos la educación de cada uno de los alumnos desde una concepción cristiana de la vida, del hombre y del mundo estableciendo una síntesis entre la fe y las distintas disciplinas académicas, siguiendo las directrices de la Iglesia Diocesana de Valencia.
Los principios en los que nos basamos son:
-   Nuestro carisma como el de la Iglesia Diocesana, es el de promover todos los carismas, dado que la diocesaneidad radica en dejarse educar por el Evangelio de Jesucristo y educar desde él a todos los miembros de la Comunidad Educativa.
-   Como parte de la parroquia tenemos a la Iglesia adulta como referente claro para el desarrollo de nuestra labor educativa.
-   Haciendo una opción clara de apertura a los más desfavorecidos.
-   Educamos a nuestros alumnos también en la dimensión trascendente.
-   Prestar un servicio educativo y de calidad a la sociedad
-   Educar a nuestros alumnos de forma que descubran, conozcan y desarrollen sus propias cualidades, valores, sus potencialidades físicas, intelectuales, afectivas y sociales.
VALORES CORPORATIVOS
Las claves para el proceso educativo de un Colegio Diocesano
 
-   Fe: Hombre en relación con Dios
-   Esperanza: Pedagogía centrada en el desarrollo de las capacidades de cada alumno.
-   Caridad: La vida como don recibido para ser a su vez dado.
-   Nuestro colegio cultiva la educación moral de sus alumnos en la triple dimensión: personal, comunitaria y social.
-   Nuestro colegio es un signo de la presencia de la Comunidad Eclesial al servicio de la educación.
-   El personal docente comparte el ideario propio del centro por lo que éste se transmite a todo el alumnado.
VISIÓN (2018 - 2022)
-   En nuestras Personas: Aumentar la implicación del personal del centro en el proyecto educativo (en sentido amplio) del mismo.; mejorar el desarrollo del potencial profesional del personal del Centro; mejorar el clima laboral entre el personal docente de nuestros centros, reconociendo y respetando el trabajo individual.
-   Para nuestro Centro: Definir e implantar una estructura organizativa (Responsabilidades y funciones) clara; establecer cauces fluidos y eficaces de comunicación entre el personal en sentido ascendente/descendente y horizontal; marcar unos principios generales comunes en la Metodología del proceso enseñanza-aprendizaje; mejorar las infraestructuras del centro desde una adecuada planificación económica y optimizar nuestros recursos; optimizar el uso de herramientas institucionales al servicio de los Colegios Diocesanos (GESDICODI)
-   En nuestro Alumnos: Conseguir que nuestros alumnos tengan una experiencia positiva a su paso por el colegio; aumentar la vinculación de los alumnos en la Comunidad Parroquia; Fomentar en los alumnos su creatividad, su sentido crítico así como actitudes democráticas y de tolerancia, y desarrollar sus capacidades de atención, memorización y comprensión, para conseguir una mejor formación académica
-   En nuestras Familias: favorecer una educación como misión compartida Iglesia- Familia- Colegio; conseguir una mayor implicación de los padres en la vida del centro; aumentar la vinculación de los Padres en la Comunidad Parroquial; potenciar su implicación y participación en las actividades del colegio, así como recibir por parte de ellas un apoyo a la labor docente.
-   Respecto al Entorno: conseguir una mayor vinculación a nivel de pastoral, como colegio diocesano y de conocimiento mutuo entre la parroquia y el colegio, así como dar a conocer el ideario del centro a toda la comunidad educativa; conseguir una mayor relación  con otros centros diocesanos y/o de entidad católica de la zona, así como con otros centros concertados; lograr una mayor apertura de las instalaciones de nuestro centro a otras necesidades sociales, principalmente parroquiales; conseguir que nuestro centro pase de ser escuela-institución a escuela-comunidad con un referente claro en la comunidad cristiana
COMPETENCIAS CRÍTICAS
-   Formamos parte del cuerpo de los Colegios Diocesanos de Valencia (aprovechar sinergias)
-   Estamos apoyados en la gestión integral por parte de la Fundación San Vicente Mártir.
-   Todas las actividades del Centro están vinculadas al Plan de Pastoral, conocido por parte de toda la comunidad educativa.
-   Nuestro Centro está integrado y reconocido en el barrio, colaborando y participando en sus fiestas y celebraciones, ofreciendo nuestras instalaciones para su uso social.
-   Implicación de todo el personal del centro en la organización y buen funcionamiento del mismo.
-   Hay una buena relación y comunicación entre todo el personal del centro reforzado por un ambiente de familiaridad que nos permite el tamaño del claustro.
-   Existe buena relación padres – colegio, dándose pocas situaciones de conflictos y desavenencias.